FIBROMIALGIA, UN SÍNTOMA DE ENVENENAMIENTO.

Estamos viviendo la época de la humanidad (documentada) donde mayor contaminación respiramos, bebemos, comemos y pisamos. ¿Sabes que los tóxicos se depositan en la grasa de los animales? En la humana también. ¿Sabes que se transmiten al feto y que, por eso, cada generación nace más envenenada, sensible y débil? ¿Sabes que tu carga tóxica aumenta según lo que comes, bebes o respiras?

Cotidianamente se están usando toneladas de biocidas, cuyo término significa que mata la vida. Entre ellos están los insecticidas, raticidas, herbicidas, etc. Si matan a una vida “pequeña” como una planta o una cucaracha (mucho más resistente que un humano), ¿por qué negar que causan graves daños a todos los seres vivos?

Chemtrails

El primer efecto de los biocidas es similar al abrasamiento del Sistema Nervioso Central, SNC. Cuando matas a una cucaracha con insecticida y patalea boca arriba, se está muriendo de un “ataque de nervios”, porque su SNC está siendo quemado. En cuerpos más grandes sucede lo mismo en proporción a la masa corporal y a la cantidad de veneno. Este ataque al SNC provoca lesiones celulares y hace que nuestros límites o valores sensoriales disminuyan, provocando graves problemas para tolerar los estímulos exteriores “normales”. Por ejemplo, el cuerpo duele “exageradamente” y los sentidos se alteran. En vez de sentir caer un alfiler, nuestro SNC intoxicado,  puede percibir como si cae una biga gigante, por ilustrarlo de alguna manera y en muy diferentes grados. Se produce una lesión en las fibras nerviosas que afecta a las células y sus funciones, provocando graves distorsiones sensitivas y limitando más o menos la actividad de la persona afectada. De ahí que para alguien que no lo sufre parezca exagerado, pero para quién lo padece es una verdadera tortura sensorial.

El segundo problema que resulta de una alta carga tóxica acumulada en nuestra grasa, es que daña a nuestro sistema inmunológico, nuestro sistema de defensas. O bien se vuelve contra sí, (apareciendo enfermedades autoinmunes) o confunde los peligros o no funciona protegiendo al cuerpo. Es como perder la puerta de casa sin darnos cuenta, dejando que entre cualquiera. Nuestras alarmas quedan dañadas y al perder nuestra capacidad de autodefensa somos presa de cualquier problema de salud.

Es decir, llegando a cierta carga tóxica, en nuestros cuerpos se da una intoxicación que provoca diversos daños que pueden ser más o menos graves. Debemos disminuir los tóxicos que comemos, bebemos y respiramos, porque estas son las vías de intoxicación. Incluso la OMS reconoce que al menos un 33% de las muertes están provocadas por la contaminación. Y que por ella van en aumento problemas como hipersensibilidades, alergias, tumores, problemas endocrinos, nerviosos, de reproducción, hiperactividad, etc.

Estas son las bases de las enfermedades emergentes: exceso de tóxicos que produce intoxicaciones por bajas dosis, inadvertidas, de un cóctel de cientos de sustancias distintas que, al mezclarse en nuestra grasa producen efectos complejos y mayormente desconocidos aún por la toxicología.

Si tenemos en cuenta que la mayor parte de los venenos son persistentes, o sea, que duran cientos de años, el resultado no puede ser más que un creciente número de personas envenenadas.

Envenenada

En todo el mundo aumentan los casos en que se sufren dolores musculares catalogados como fibromialgia (FM). La FM está siendo tratada como si su origen fuese psicológico, relacionado a las mujeres y por “carácter débil, ganas de llamar la atención, enfermedad mental, imaginaria o rentista”. La realidad señala que, lejos de eso, se trata de un síntoma más de un cuadro de envenenamiento, propio de los SÍNDROMES DE SENSIBILIZACIÓN CENTRAL, (SSC), (1). Los SSC se dividen en: Fibromialgia, (FM) Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, (SQM),  Síndrome de Fatiga Crónica o Encefalomelitis Miálgica, (SFC/EM) e Hipersensibilidad Electromagnética (EHS).

Los SSC son la respuesta de un organismo vivo ante un exceso de veneno químico y electromagnético. El cuerpo se protege alertando de  la cercanía de los productos y radiaciones agresoras. Así pues, los SSC, fibromialgia incluida, son en realidad síntomas variables de un proceso de envenenamiento, causado por la exposición a los cientos de miles de productos tóxicos que hoy día es imposible sortear. Se calcula que los SSC afectan en algún grado a entre un 4 y un 30% aproximado de población norteamericana y entorno a un 12% de la española, siendo los casos graves en torno a un 0,5 %. (2)

Es decir, lo que llaman “fibromialgia”, es en realidad una sensibilización que nos provocan los tóxicos habituales en nuestra alimentación y consumo de cosméticos, detergentes, biocidas, etc. Los más de 100.000 compuestos químicos que nos rodean, generan problemas en los sistemas de alarma de nuestros cuerpos y dolores insoportables e invalidantes. Puede llegar un momento en que hasta la brisa o el peso de tu ropa te duelan y si sigues teniendo por ej. ambientador por toda la casa, nunca vas a mejorar.

La mala noticia es que no solo se siente dolor, si no se descansa y se realiza una detoxificación integral, aumentan los problemas, hasta la posible rotura de las fibras musculares.

Lo peor que se puede hacer es compensar con fármacos porque aumentan la carga tóxica y no se afronta ni frena el origen del problema. Y peor aún es creer que las causas de la FM son mentales o psicológicas. La FM se produce por exceso de veneno de todo tipo y es necesario conocer los SSC y su causa tóxica para realmente prevenir y sanar. Sin menospreciar que existen venenos emocionales que debemos “limpiar” todas las personas y de los que también debemos protegernos. Pero el juicio de “enfermas mentales” no es más que una falacia para eludir la responsabilidad empresarial y social de prevenir y atender a las miles de personas afectadas en nuestro país, principalmente mujeres. Lo que es difícil es conservar la salud emocional y mental padeciendo un envenenamiento que te deja en una situación miserable, violenta, de pérdida de autonomía física, dependiendo de otras personas, con tu cuerpo y vida destrozándose y siendo tratado/a con desprecio como un/a enfermo/a mental y una carga indeseable.

Limpiando con venenosLa fibromialgia ni es psicológica ni es una enfermedad de por sí, en mi opinión y por mi experiencia después de más de 20 años sobreviviéndola y acompañando a otras personas a recuperarse, es uno de los síntomas de un exceso de carga tóxica en tu cuerpo. Te avisa de que estás envenenado/a y te pide que limpies tu ambiente de tóxicos. Es lo que las autoridades sanitarias no hacen ni advierten. Si desarrollas fibromialgia o empiezas a sentir molestia ante perfumes, olores, te sientes más sensible, es que estás llegando al límite de tu carga tóxica y necesitas una higiene integral, por dentro y por fuera. Tanto de tóxicos químicos en tu alimentación y ambiente, como de relaciones tóxicas, pues no solo somos lo que comemos, también lo que respiramos y pensamos, sentimos. Cada poro de nuestra piel absorbe lo que le rodea. Las relaciones, emociones y sexualidad son partes muy dañadas en nuestra sociedad y los venenos químicos también los podemos crear con nuestros pensamientos de rabia, celos, miedo. Los tóxicos que consumimos nos sensibilizan y dañan de tal manera que aumentan los conflictos internos (por dañar las hormonas y zonas del cerebro que se encargan de la sensación de bienestar y protección, entre otros) y al generar dependencia, dolor, necesidad, genera también mucha violencia para las personas afectadas. Conoce tu carga tóxica y mantén la dieta y hábitos que te pide. Mejorarás tanto que no volverás a consumir igual.

Fumigando descalzo.png

Si tienes fibromialgia, necesitas comprobar tu exposición a sustancias tóxicas, tanto en casa como en tu alimentación y llevar a cabo una Higiene o Control Ambiental. Se trata de sustituir y reducir el uso de productos tóxicos en casa. Se trata de eliminar, sustituir y dosificar los productos de droguería,  limpieza y aseo como ambientadores, perfumes, detergentes, lejías, hasta consumir lo más natural posible. Los cambios en la alimentación pueden mejorar hasta un 80% el bienestar y la salud, siendo necesario evitar la ingesta de productos tóxicos, es decir, comida industrial y química. Tu salud y tu entorno te lo agradecerán, también los cambios sociales que originarás con ello. Por la salud y la ecología común, (osea por la felicidad integral), difunde, gracias.

(1) Mercedes Escudero, Yunus, 2007

(2)Fernández-Solà y Nogué, 2007, Caress y Steinemann, 2004

(3) Martin Pall, Anne Steinemann, Theo Colborn, Miquel Porta, Nicolás Olea, (2009/2016)

+ INFO

lauradrosado@gmail.com

www.redecosalud.wordpress.com

www.fodesam.org

 

Anuncios

Un comentario en “FIBROMIALGIA, UN SÍNTOMA DE ENVENENAMIENTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s