La creatividad como actitud 2.0

La Creatividad es la energía que representa ese don extra y personal que se le pone a la actividad que se está realizando, claramente es una actitud bien formada ya que representa a la individualidad en todo su esplendor. Esta actitud representa un claro enfoque interior, y esto no sólo se ve reflejado en las artes, la creatividad no sólo se encuentra plasmada en la pintura, la música o la escritura. La creatividad se encuentra plasmada en todas las actividades terrenales, desde las más rutinarias y simples, desde nuestros pensamientos y emociones pasando por el plano laboral, hasta el ocio y diversión, en la intimidad… la creatividad es una clara forma de ser únicos/as.

Si nos ponemos a pensar un instante, nos daremos cuenta de que no todos/as podemos ser pintores/as o músicos/as, si todos/as los fuéramos, la pintura, la música, perderían tal vez su bello esplendor. Por ello, no hay necesidad de englobar todo de una sola manera. Para que exista lo hermoso tiene que existir lo feo, y no por ser feo termina siendo menos importante que lo lindo, sino que por haber lo feo existe lo hermoso. Todo somos un todo y cada detalle es fundamental para encontrar el equilibrio de la vida en general. Es como cuando no hemos asumido nuestra muerte, tampoco hemos asumido nuestra vida. Son dos polos del mismo aspecto y si queremos realmente conocer ese aspecto hay que darle la vuelta y, de vez en cuando, ponerse patas arriba, como dice nuestro estimado Eduardo Galeano. Cuestionar nuestras actitudes sin ego –sino como si fueran tráfico que pasa-, alejar y acercar el zoom con que miramos y juzgamos, eliminar veredictos, reconstruir nuestra cultura según nuestro criterio integral, ver la misma situación en positivo y en negativo –como los revelados-, detectar el éter –que es quien une todo y no por no tener materia es menos importante-, aceptar humildemente que no lo sabemos todo ni tal vez sea necesario.

Si hago el pino y llego a la misma visión que cuando estoy en pié, entonces, creo que estamos más cerca de una cosmovisión compartida o de lo que se llama objetividad. Pero la inflexibilidad de nuestro punto de mira, muchas veces es la represora de la creatividad, si no nos permitimos la posibilidad ya lo estamos haciendo imposible.

La creatividad está asociada a lo espiritual, toda acción que sirva para hacer placenteramente algo que logre encontrar tranquilidad en el todo, y esto no necesariamente tiene que estar atado en el plano económico, si esta acción se encuentra de la mano de algún crecimiento interior ya se puede relacionar directamente con la creatividad. Al encontrarse enredada con el plano espiritual de lo divino hay una relación directa de la creatividad con este plano espiritual, cuanto más divino te vuelvas más creativo serás.

Si nos paramos un segundo a reflexionar sobre las diferentes religiones presentes en nuestra tierra veremos que en todas aparece un Dios que es el creador, y en todas ellas hay una relación directa de la creatividad con lo divino, se relaciona directamente a lo creativo con una cercanía directa hacia este plano de divinidad.

El concepto de creatividad que propongo se refiere a plasmar nuestra actitud única y personal, buscando el espacio y el canal propicio para adquirir un conocimiento profundo, un desarrollo en el plano espiritual de lo divino, el momento de crear en nuestro camino personal. Se trata de cuidar nuestra aportación al bien comunal, procurando que sea propositivo y creativo, superando la protesta indignada. No se necesita de mucha experiencia para plasmar lo único presente en nuestro ser, simplemente es tomar la decisión firme de actuar en el momento justo, sin juzgarnos, simplemente siendo. Expresa tu creatividad.

Yo empecé aplicando los principios de no opinión, no crítica –sino propuesta- y tomar conciencia estando atenta a lo que hay y no tanto a lo que mi ego quiere que haya, intentando que cada pensamiento y cada acto cotidiano sutil sea creativo. Sumemos y multipliquemos desde lo más íntimo (nuestros pensamientos, sentimientos, expresiones) hasta lo más común, (nuestros actos, espacios y aportaciones). Localicemos cuando estamos en realidad restando o dividiendo en estos planos y procuremos canalizarlo creativamente, atendiendo a lo que nuestras divisiones manifiestan en nosotras/os.

Se trata de fluir como el agua que salpica, se filtra o se evapora, adaptándose a lo que la existencia le procure. En lugar de apartar las piedras del camino, se trata de fluir sobre ellas, aceptándolas e integrándolas como parte de nuestro andar. Para mí es una fuente de canalización del amor que porto, siendo útil para reciclar los sentimientos, pensamientos que generan miedo, rabia, competitividad, agresividad… y que  me anclan de nuevo en lo contrario, que es lo que en realidad deseo, la creatividad. Cuando este hecho se da en colectivo surge un momento de felicidad total y es para mí cuando se da la utopía y la revolución integral en nuestro ser.

Te invito a realizar este camino revisando qué traes en tu mochila, ya que el viaje es denso y profundo. Simplifiquemos nuestras mentes para retomar nuestra esencia.

Gracias por ser y estar en este momento.

Inspirado en Osho- Zen y Tao Te King.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s