Empoderarse en salud ambiental

Últimamente se habla mucho de empoderamiento y muchas personas se preguntan qué es exactamente.

El empoderamiento es el acto de conocer las condiciones de algo, para poder tomar decisiones y de esa manera poder modificarlas. Es una estrategia adaptativa donde se ejerce la responsabilidad y la oportunidad de un verdadero desarrollo. Sería lo que facilitaría que crezcamos no en super-vivencia, sino en con- vivencia, pensando por encima de nuestras preferencias- egos, en el bien comunitario, es decir, el nuestro propio.

Proviene de la Escuela de Paulo Freire, autor de la Pedagogía del/a oprimido/a, entre otras obras, siendo aplicada en diversos campos con diferentes perspectivas. Por ejemplo, el empoderamiento en salud está relacionado con la promoción de la salud, teniendo como objetivo el control de sus determinantes, por ejemplo la soberanía alimentaria o el acceso a las plantas medicinales de uso milenario.  Aunque el empoderamiento es aplicable a todos los grupos vulnerables o marginados, su nacimiento y su mayor desarrollo teórico se ha dado en relación a las mujeres durante los años 80.

Empoderarse es un proceso por el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como grupo social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven, desdibujando la organización jerarquizada de manera piramidal para convertirla en lo más horizontal posible, tomando en cuenta la importancia de la capacidad de decisión en nuestras vidas. Por tanto, se apela a la responsabilidad social, materia pendiente en la cultura capitalista y principalmente en las generaciones occidentales más jovenes.

Para tomar decisiones basadas en el conocimento se están dando cada vez más iniciativas formativas, cooperativistas y de acompañamiento en diversos aspectos estructurales: la salud, la educación, la soberanía alimentaria, el ocio, etc. Ante la situación que acontece en la Europa y la España actuales, hay un emergente entusiasmo -auspiciado por la necesidad- de recuperar el conocimiento ancestral y una mayor autonomía, buscando una mayor resiliencia, en términos de respeto con los seres y espacios que nos acompañan en este camino de la vida. Resiliencia no como adaptación al sistema imperante, sino como parte activa que lo modifica y enriquece en favor del bien comunitario, al estar empoderados/as.

En mi caso, trato de empoderarme y facilitar el empoderamiento de quienes se acerquen receptivos/as a ello, compartiendo lo que conozco y me apasiona. Es la salud ambiental y la ecología, bajo la óptica antropológica y sociológica, siempre aplicada en mejoras de nuestras formas de vida.

Espero que resulte útil esta propuesta, que me gustaría seguir compartiendo, ya que veo que tiene muy buenos resultados. He conocido a muchas personas interesadas en mejorar su salud y aprender a vivir en coherencia con las necesidades de la realidad social y ecológica. Y  me consta que han aprendido algo útil, me animan a seguir haciendo este trabajo, a pesar de las condiciones, a veces, difíciles, por la oposición de nuestros sistemas educativos y sanitarios, frente al empoderamiento de las personas.

Si consideras útil esta información y quieres iniciar un proceso de empoderamiento en salud, difunde y participa en el TALLER DE SALUD AMBIENTAL Y ECOLOGÍA DOMÉSTICA.

Gracias y Salud.

Talleres de creatividad, volver al estado de juego

Las actividades creativas son herramientas muy poderosas para trabajar nuestras fuentes de salud.

Existen diversas técnicas y prácticas que pueden ayudarnos a acercarnos de una manera especial a nuestras emociones, deseos, proyecciones, recuerdos, conflictos y fuentes de salud. La concentración, la memoria, la psicomotricidad fina y la imaginación movilizadas, activas, a la vez que expresamos algo que habita en nuestra mente, son aspectos que pueden beneficiar a las personas que necesitan restablecer su estado de salud. Cuando existen problemas de desarrollo cognitivo, como es el caso de la exposición a productos contaminantes (neurotóxicos), el trabajo terapéutico mediante las artes creativas ofrece resultados muy satisfactorios. Facilita la canalización y el trabajo de raíz con los determinantes de nuestro estado, sin usar técnicas o medicaciones que actúan sobre los síntomas sin trabajar sus causas,  como las terapias cognitivo- conductuales o los psicofármacos para tratar los estados de ánimo.

Mediante las técnicas artísticas que conocemos, podemos ejercitar nuestro cerebro y cuerpo de una manera agradable y podemos conectar con el estado más virtuoso, la predisposición al juego sin ego ni expectativa, tal como hacíamos en nuestra infancia. Es lo que se llama “esencia” y se le atribuye ser nuestra fuente de salud más básica. Muchas veces, esta expresión es difícil por la carga de conflictos, emociones que tenemos acumuladas. Los talleres que propongo tienen como objetivo ayudar en esta “descarga” personal y son:

A. El ejercicio de la pintura libre, (improvisada) o la expresión plástica per se. De manera divertida y espontánea, facilita la liberación emocional que, en compañía de personas experimentadas, es una técnica para afrontar los conflictos más internos, si se tienen. Si no es el caso, puede ser un encuentro multicolor que experimente la imaginación de cerca.

Nos puede dar mucha información de los bloqueos que guardamos inconscientemente y de nuestro estado de desarrollo cognitivo, emocional y psicológico. Son factores internos y únicos, (ecología individual) que necesitan expresarse, reconocerse y ser trabajados para el restablecimiento de nuestro estado de salud.

Son técnicas muy constructivas y satisfactorias, tanto para un acercamiento a los/as pacientes si eres profesional sociosanitario/a, como para conocerte a tí mismo/a, si quieres practicarlo en tu casa.

Se utilizan materiales ecológicos y se requiere un espacio suficientemente amplio como para movernos. Taller grupal o individual.

B. El juego teatral es otra herramienta muy rica para profundizar en nuestras inquietudes y habilidades. Existen numerosas técnicas que ayudan a exteriorizar nuestras emociones de manera canalizada, mejorar nuestra capacidad de expresión, tomar conciencia de nuestros cuerpos y sensaciones, incluso tomar decisiones y resolver conflictos personales. Por ejemplo, a través del role- playing (simular una situación personal conflictiva buscando su resolución), a través de la construcción de “personajes” podemos conocernos a nosotras/os mismos desde “fuera”, evitando juicios y canalizando lo que sentimos. También mediante las técnicas de trabajo actoral entrenamos la expresión oral, la expresión no verbal, la voz y la capacidad física de movimiento, aspectos que mejoran nuestro bienestar, nuestra confianza en nosotras/os mismos y mejora la capacidad de relacionarnos con los/as demás.

Las sesiones de juego teatral, se inician con ejercicios de relajación, visualización y psicomotricidad. Posteriormente se realizan ejercicios de expresión y finalmente se construyen personajes. Existen numerosas posibilidades en función del tiempo disponible, por lo que también se pueden llevar a cabo sesiones semanales, para que el trabajo se dosifique y sea más amplio. No obstante, en una tarde de juego teatral podemos aprender mucho de nosotros/as mismos/as.

Se necesita espacio suficiente para movernos, una esterilla o mantita para estirarnos en el suelo y un objeto significativo para nosotras/os.

Consulta, según tus necesidades, cómo podemos organizar un taller para tí y tu grupo.

lauradrosado@gmail.com

¡GRACIAS Y SALUD!

Nace la Red Cooperativa EcoSalud

¡BIENVENIDOS Y BIENVENIDAS!

Después de muchos meses de trabajo, reflexión, información, formación y cooperación…. al fin está naciendo este proyecto, en el que tenemos muchas ilusiones puestas.

Esperamos que apoye la cohesión socioeconómica que, a la luz de la realidad en que convivimos, se hace tan necesaria.

Partiendo del empoderamiento, como acto de estar informados/as y actuar creativamente para procurarnos las mejores condiciones de existencia, la Red EcoSalud, se articula mediante el sistema cooperativista, integrando diversos proyectos autónomos/ autogestionados que trabajan en el campo de la ecología o la salud.

Os esperamos en EcoSalud, difunde este blog entre las personas o entidades que consideres interesadas en participar responsablemente.

Blog de la Red Cooperativa EcoSalud

Gracias y ¡EcoSalud!

Economía social, el sistema de intercambio en comunidad

En el contexto de crisis económica que vivimos, cada vez somos más las personas que buscamos satisfacer nuestras necesidades sin hacernos cómplices del mercado neoliberal que ha convertido en negocio nuestra alimentación, salud, vivienda, educación, ocio, espiritualidad… Colonizando nuestra cultura e incluso nuestra imaginación.

Fruto de esta imaginación superviviente, del amor a la libertad, la igualdad y la creatividad, surgen cada vez más iniciativas de economías sociales, con el objetivo de que nuestros trabajos e impuestos sirvan para desarrollar y financiar los servicios públicos que necesitamos, tal como los necesitamos y no para fomentar descaradamente la riqueza de grupos elitistas que además nos excluyen de los procesos decisorios y los servicios públicos de calidad. Muchas iniciativas emergen ofreciendo herramientas de transición para tal cambio.

Una de estas iniciativas, que rescata y reorganiza el modo económico más antigüo de la humanidad, es el sistema Community Exchange System, (CES, en su nomenclatura original). Se erige como una forma de canalizar nuestras economías, al margen del dinero y favoreciendo el intercambio en redes de confianza.

Se basa en el intercambio de bienes y servicios y se utiliza de manera creciente en todo el planeta. Funciona como un banco del tiempo, un lugar donde hacer trueques o proponer nuevas monedas como los ECOS, utilizados por la Cooperativa Integral Catalana, por ejemplo.

Se trata de poner en alza los valores, las habilidades y capacidades que tenemos como personas creativas y que son anuladas o reprimidas por este orden mundial, donde el dinero que tenemos o dejamos de tener -si nos descuidamos- tinta incluso nuestras identidades.

Una forma de empoderamiento es sobreescribir esta dualidad que sufrimos “tener/no tener” con la de compartir/crear.

La primera es la que conduce tantas veces a la avaricia, la codicia, la usura, el individualismo, la rabia, la exclusión, la desigualdad y la marginación de personas que tienen como prioridad en sus vidas otros aspectos que no son mercantiles.

El desarrollo de  seres conscientes, creativos, ingenieros y artesanos sociales, dinamizadores de las sociedades verdaderamente avanzadas, correspondería al campo de la cooperación/creación. Este desarrollo parte desde nuestra individualidad, como células de un organismo que funciona como un todo, gracias a las aportaciones “locales” al bien común. Cuando los colectivos están anclados en la sostenibilidad, el respeto al medio que los cobija, como respetar los ciclos reproductivos de  la naturaleza, la motivación no puede ser lucrativa ni fomentar las desigualdades. La propuesta está en la línea de la motivación creadora, más allá de la indignación sumisa.

Os invito a conocer la experiencia y a participar en ella. Cuantas más personas y grupos lo hagamos, mayores posibilidades disfrutaremos.
Todas las personas tenemos la capacidad de aportar servicios, bienes, habilidades… si vencemos la costumbre de ser “contratados/as” para recibir las monedas que nos den la “felicidad” a plazos. Salgamos de ese círculo y ampliemos nuestras habilidades y conocimientos en colectivo, ¡empoderémonos!.

Recordar que cada compra es un voto. Es nuestra decisión y responsabilidad ser conscientes de a quienes financiamos con nuestro trabajo y nuestro consumo, si al mercado neoliberal o a los/as productores/as locales.

Por si queréis ampliar, de paso comparto un medio muy interesante, La independiente digital, os paso un artículo de Julio Gisbert sobre economía social y la publicación colectiva Queremos vivir sin capitalismo, donde podéis leer sobre Redes de intercambio, página 15.

¡Salud y empoderamiento!

Consumidas por el consumo

Os presento el último artículo que he publicado sobre alimentación y salud,

Enfermedades Ambientales, consumidas por el consumo.

Publicado en la revista de la

Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos, FACPE.

Edición dedicada a los Sistemas participativos de garantía, con artículos sobre

cooperativismo, agroecología, decrecimiento, salud, entre otros temas.

La mujer libre, Emma Goldman


El gran defecto de la emancipación en la actualidad estriba en su inflexibilidad artificial y en su respetabilidad estrecha, que produce en el alma de la mujer un vacío que no deja beber de la fuente de la vida.

En una ocasión señalé que parece existir una relación más profunda entre la madre y el ama de casa del viejo estilo, aun cuando esté dedicada al cuidado de los pequeños y a procurar la felicidad de los que ama, y la verdadera mujer nueva, que entre esta y el término medio de sus hermanas emancipadas. Las discípulas de la emancipación pura y simple pensaron de mí que era una hereje digna de la hoguera. Su ceguera no les dejo ver que mi comparación entre lo viejo y lo nuevo era simplemente para demostrar que un gran número de nuestras abuelas tenían más sangre en las venas, más humor e ingenio, y, por supuesto, mucha más naturalidad, buen corazón y sencillez, que la mayoría de nuestras profesionales emancipadas, que llenan los colegios, aulas universitarias y oficinas. Con esto no quiero decir que haya que volver al pasado, ni que condene a la mujer a sus antiguos dominios de la cocina y los hijos.

La salvación esta en el avance hacia un futuro más brillante y más claro. Necesitamos desprendernos sin trabas de las viejas tradiciones y costumbres. El movimiento en pro de la emancipación de la mujer no ha dado hasta ahora más que el primer paso en esa dirección.

Hay que esperar que se consolide y realice nuevos avances. El derecho al voto y la igualdad de derechos civiles son reivindicaciones justas, pero la verdadera emancipación no comienza ni en las urnas ni en los tribunales, sino en el alma de la mujer. La historia nos cuenta que toda clase oprimida obtuvo la verdadera libertad de sus señores por sus propios esfuerzos. Es preciso que la mujer aprenda esa lección, que se dé cuenta que la libertad llegara donde llegue su capacidad de alcanzarla. Por consiguiente, es mucho más importante que empiece con su regeneración interior, que abandone el lastre de los prejuicios, de las tradiciones y de las costumbres.

La exigencia de derechos iguales en todos los aspectos de la vida profesional es muy justa, pero, después de todo, el derecho más importante es el derecho a amar y ser amada. Por supuesto, si la emancipación parcial ha de convertirse en una emancipación completa y autentica de la mujer, deberá acabar con la ridícula pretensión de que ser amada, convertirse en novia y madre, es sinónimo de esclava o subordinada. Tendrá que terminar con el estúpido concepto del dualismo de los sexos, o de que el hombre y la mujer representan dos mundos antagónicos.

La mezquindad separa y la libertad une. Seamos grandes y desprendidas y no olvidemos los asuntos vitales, agobiadas por las pequeñeces. Una idea verdaderamente justa de la relación entre los sexos no admitirá los conceptos de conquistador y conquistada; lo único importante es darse a sí mismo sin límites para encontrarse más rico, más profundo y mejor. Solamente eso puede llenar el vacío y transformar la tragedia de la mujer (*yo diría que de las personas en general) emancipada en una alegría sin límites.

Emma Goldman (1869-1940), anarquista norteamericana de origen judío-lituano. Tomado de la antología de Irving Horowitz LOS ANARQUISTAS (Vol. 1)
* y cursivas de Laura D. Rosado.

Red Cooperativa EcoSalud

Actualmente me dedico a dinamizar el  proyecto 

Red Cooperativa de EcoSalud

OBJETIVOS

1. Cohesionar una red cooperativa multidisciplinar para la investigación aplicada de la Ecología y la Salud.

Fomentar la investigación, desarrollo e innovación en la aplicación del principio de precaución y sustitución de productos y procesos contaminantes.

2. Crear y difundir, mediante esta cooperación multidisciplinar, materiales de divulgación, información, formación, desarrollo comunitario y empoderamiento que supongan programas formativos dinámicos en EcoSalud, en los que se base el trabajo de comunicación y formación de la Red.

Los medios formativos serán gráficos, audiovisuales y mediante podcasts radiofónicos, sin exclusión de otros formatos.

3. Fomentar el modelo de vivienda y entorno EcoSaludable consensuado según el conocimiento contrastado, plasmado en un EcoSello de garantía y guía, que permita su replicabilidad.

4. Apoyar la expansión de EcoEspacios autogestionados, lugares que cumplen requisitos de control ambiental y sostenibilidad energética, así como las condiciones potenciales para el desarrollo y preservación de nuestra salud, pensados de manera autogestionada.

EcoSalud está basada en el modelo de la Cooperativa Integral Catalana, organizándose en forma de EcoRedes (grupos de trabajo y consumo).

El hilo conductor es el trabajo colectivo para solucionar o adaptarnos a nuestros problemas internos y condiciones externas. Trabajar los determinantes vitales y los sistemas de adaptación al medio, incidiendo de manera transversal en los aspectos económicos, políticos, sociales, ambientales y culturales que todos/as estamos presenciando en el contexto de crisis global que estamos viviendo.

La Red Cooperativa EcoSalud tiene un gran potencial en la mejora de estas condiciones (internas y externas) a la vez que puede ser un potencial de creación de yacimientos de empleo y redes sociales que nos ayuden a superar creativamente el conflicto sistémico y global en el que convivimos actualmente.

La forma de trabajo propuesta es horizontal, multidisciplinar y basada en el respeto y desarrollo mutuo, teniendo como medio la actitud y la motivación creativa, más allá de la crítica y la indignación.

Ya somos un grupo heterogéneo de personas impulsando EcoSalud. Si te interesa colaborar o quieres más información, puedes escribir a ecosaludredcooperativa@gmail.com, expresando tus intenciones y aportaciones, junto con tus datos de contacto y localización.

Próximamente publicaremos más información.

Gracias y ¡EcoSalud!

Ciclos vitales medicalizados

“Ser mujer se ha convertido en una enfermedad muy
rentable para los laboratorios que quieren tratar todos
los procesos naturales femeninos con medicamentos”.

Miranda Gray, La luna roja

Las fases menstruales

Antigüamente los ciclos menstruales eran seguidos con atención y suponían una fuente de energía tanto espiritual como de salud, al significar una conexión con la tierra y lo místico.

El sangrado menstrual es una forma de limpiar los tóxicos de nuestro cuerpo, es la forma en que el cuerpo femenino se reestablece, se purifica. Por lo tanto medicar este proceso hormonando el ciclo para interrumpirlo a nuestro antojo, puede suponer otros problemas secundarios. Por lo pronto, estamos dejando escapar una fuente de energía que las mujeres modernas, en gran medida desconocemos.

Es decir que la menstruación es reflexiva y una contínua transmisión de información intuitiva, emocional. Cuando esta energía se bloquea aparece el síndrome premenstrual, (SPM) que afecta a un 60% de las mujeres. Comparto la opinión con diferentes autoras en cuanto a que es importante respetar nuestro cuerpo y su ritmo, cual marea que necesita subir y bajar. Ir contra natura significa disminuir la calidad de la salud y el inicio de posibles trastornos.

No en vano el negocio de la menstruación supone un filón para la industria farmacéutica, que medicaliza estos procesos como si fueran enfermedades. Algo que, en mi opinión, resulta un grave error que nos desconecta de nosotras mismas.

El ciclo  menstrual se divide básicamente en 2 fases, que a su vez pueden subdividirse en 2 más:

Fase folicular.

Es la fase de la ovulación, tenemos disposición de expansión hacia lo exterior, creatividad, sociabilidad. En ese momento somos fértiles en todos los aspectos.

El momento de la ovulación está relacionado con un aumento de la actividad del hemisferio cerebral izquierdo, que corresponde a la fluidez verbal, al pensamiento lógico y una disminución en el derecho.

A mitad del ciclo nuestro cuerpo secreta hormonas asociadas al atractivo social.

Esta fase está aceptada socialmente puesto que amplifica unas cualidades culturalmente atribuidas a las mujeres.

Fase lútea.

Menos aceptada socialmente, por la tendencia que produce a la evaluación y reflexión, a la reducción del ritmo y una necesidad mayor de descansar.  Esta fase propicia la interiorización, con la búsqueda de lo que no funciona y la capacidad de transformarlo, exaltando la capacidad crítica femenina.  Hay más disponibilidad para lo inconsciente.

Antes de la menstruación se activa más el hemisferio cerebral derecho, relacionado con la intuición.  La progesterona es una hormona que prepara al útero para recibir el óvulo fecundado, por lo que favorece la introversión.

Esta fase está menos aceptada socialmente, porque contradice el ritmo imperante de acción, de no pensar, de no estar conscientes y de seguir a las masas.

En culturas antiguas se consideraba la capacidad para profetizar y comunicarse en esta fase. Por ejemplo los indios americanos, hacían asambleas lunares y reunían a las mujeres que estaban menstruando para soñar juntas. Despertaban inspiradas e inspiradoras, con mucha creatividad. Se aprovechaban estos ciclos para tomar decisiones, para reflexionar.

Menarquía proviene del griego y significa “primera luna”, corresponde a la primera menstruación, (cuando la niña se hace mujer, en nuestra cultura). En latín se utiliza la palabra mensis para los términos mes y luna, de ahí la palabra menstruación.

Las fases lunares han marcado y siguen marcando diferentes procesos, por ejemplo la semana santa o la agricultura (el momento de sembrar). Nuestro ciclo fisiológico y psíquico también está influido por la luna, de la misma manera que esta influye en las mareas y en el comportamiento de los animales, los humanos también recibimos su influencia.

 

Combinando la luna y las estaciones con las energías del ciclo menstrual salen 4 arquetipos femeninos presentes en la mitología, los cuentos populares y las leyendas, que pueden orientarnos si queremos “conectarnos” con nuestros ciclos femeninos:

LA DONCELLA. Luna creciente, primavera, preovulación, dinamismo.

LA MADRE. Luna llena, verano, ovulación, amor.

LA HECHICERA. Luna menguante, otoño, premenstruación, creatividad.

LA BRUJA. Luna nueva, invierno, menstruación, sabiduría.

Algunos remedios

Lo más eficaz es reconciliarse con la menstruación y aceptar sus mensajes. Podemos elaborar un diagrama lunar registrando la fase lunar, el día del ciclo menstrual, los sueños y el estado de ánimo que tenemos. Después de varios meses podemos reflexionar sobre la energía que tenemos en cada momento y así conocerla y aprender a aplicarla.

Para combatir un SPM la Dra. Northrup recomienda eliminar lácteos, hidratos de carbono refinados, sal, cafeína, alcohol y carne roja y aumentar los cereales integrales, las legumbres, las verduras, las frutas y los ácidos grasos omega 3.

¡Feliz lunación!